La pila de lecturas – libros leídos

Como parte de mi proceso de reorganización personal de los últimos meses, he dedicado parte de mi tiempo a tratar de despejar la pila de lecturas pendientes. No he tenido un éxito arrollador ya que actividades diversas – y necesarias para mi supervivencia, como trabajar, comer y dormir – se empeñan en robar tiempo a la lectura, pero al menos he conseguido romper el bloqueo y terminar algunos de los libros que me aguardaban. Aquí tienen la lista de lo que ha caído:

Libros por fin leídos:

Harry Potter and the Deathly HallowsHarry Potter and the Deathly Hallows de J.K. Rowling (Bloomsbury): Una cita ineludible después de leerme los seis anteriores y disfrutar muchísimo con su inglés elegante, sus tramas cuidadas, y sobre todo por la forma que tienen de no condescender con el lector pese a contar historias de fantasía protagonizadas por unos niños que se convierten en adolescentes. La historia es una montaña rusa que empieza de forma pirotécnica, luego nos llena de opresión y desesperanza y finalmente vuelve a meternos en la vorágine hasta alcanzar el final de la saga donde se resuelven de forma satisfactoria la mayoría de los enigmas que se habían ido planteando en los libros anteriores (por cierto, vaya esfuerzo supone lograr leerlo sin que nadie te reviente nada… hasta algún que otro periódico ha publicado spoilers).

Personajes que creíamos claramente dibujados resultan tener dobleces, algunos sumamente conmovedores, y como la guerra es así de cruel, muchos se quedan por el camino. Sin embargo y por algún extraño motivo, mi sed de sangre no quedó satisfecha, y no me pareció que cayeran tantos como esperaba del final de la saga. Expectativas satisfechas en cualquier caso, y algo de tristeza al saber que te despides de una saga que era ya como un amigo que te visita periódicamente.

Thud!Thud! de Terry Pratchett (Corgi): La trigésima novela de Mundodisco, y aquí sigo, fiel a mi cita con ellas en cuanto salen publicadas en edición de bolsillo en inglés (edición británica por favor, las americanas tienen unas portadas horrorosas). La intrépida guardia de Ankh-Morpork, con el comandante Sam Vimes a la cabeza, se enfrenta a una espiral de disturbios raciales en la ciudad. Los trolls y los enanos se preparan para conmemorar la legendaria batalla de Koom Valley (donde cada bando fue supuestamente atacado por sorpresa por el otro) y el asesinato de un caudillo enano cae sobre el caldeado ambiente como un chorro de gasolina en una hoguera.

El problema para mí con esta novela es que el tema de la intolerancia racial ya había surgido, aunque no como tema central absoluto, en otra novela de la guardia, y en una además bastante buena: Jingo (¡Voto a Bríos! en la edición española). Estaba mezclado con otras consideraciones (el patrioterismo, el militarismo, etc.) y era un tema menos marcado por ser diferencias entre humanos y no entre especies como ocurre en el caso del antagonismo entre enanos y trolls, que apenas se comprenden, pero quizá por eso mismo era más cercano. Después de todo, si yo soy de piedra y tú eres minero, los malentendidos vienen casi de serie…

Pratchett recurre a temas y recursos que ya ha explotado anteriormente; entidades de fuera de nuestro mundo que tratan de entrar en él, la nueva guardia multicultural y multirracial para una sociedad multicultural y multirracial, la prensa independiente… los personajes de la guardia siguen siendo los mismos viejos conocidos, y los nuevos secundarios no son particularmente memorables. De hecho, no hay nada realmente original en esta entrega, aunque sí dos cosas que considero dignas de destacar.

Sam Vimes es un personaje enorme y sostiene él sólo toda la novela, como hacía Moist von Lipwig en la anterior, Going Postal. Prosigue una interesante evolución que ya hemos visto en libros anteriores de la guardia; muy a su pesar ha pasado de ser un sargento chusquero a un comandante de hombres y ahora se está convirtiendo en un gestor y un político. Y además de eso ahora es padre y trata de conciliar su trabajo con su dedicación como padre, yendo todas las tardes puntualmente a leer a su hijo el libro “Where is my cow”, con los ruidos de animales correctos.

La otra cosa es que si bien Pratchett sigue teniendo muchos momentos agudos, mordaces o simplemente brillantes, como la visita del auditor de Vetinari, esta vez el humor no es el fuerte del libro. Y como ocurría en Night Watch, la anterior novela de la guardia, los momentos dramáticos ganan la partida en intensidad. Hay escenas de puro y duro suspense, y la relación de Vimes con su hijo está descrita de forma que ningún padre puede leer esas páginas sin emocionarse.

En resumen, una entrega de Mundodisco adecuada, aunque quizá algo falta de chispa. Sospecho que la guardia, que lleva bastante rodaje, necesita algo de descanso o algunos cambios radicales. Quizá por eso Moist von Lipwig toma el relevo para las próximas novelas de Mundodisco como la recién editada Making Money o la prevista Raising Taxes.

Acerca de multimaniaco

Part-time business and scientific hero with villainous plans to rule the world and make it a better place.
Esta entrada fue publicada en Literatura. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La pila de lecturas – libros leídos

  1. Menos mal, ya podemos hablar del libro de HP sin destripártelo…

    De Terry Pratchett me quedé en el primero (sacrilegio, lo sé), pero es que hay taaaaantos libros por leer, que nunca se acaba la lista de libros pendientes😦

    ¿Cuál va a ser el siguiente en caer?

  2. Maiko dijo:

    My two cents:

    En mi opinión, la saga de Harry Potter ha ido decayendo desde el Cáliz de Fuego. Esta última entrega es, por suerte, más aceptable que las dos anteriores, y constituye un cierre digno. Pare usted de contar. Sorpresas de última hora aparte (yo lo sabía, ¿me oyes?, siempre lo supe), Harry Potter no ha conseguido ser un adolescente creíble. A mí la evolución no me llenó de desesperanza: me llenó de aburrimiento.

    Thud! es harina de otro costal (inglés). Aunque forma parte de los libros “serios” del Mundodisco, tiene momentos entre lo hilarante y lo alucinatorio (“WHERE… IS… MY… COW?”), golpes “muy Pratchett” y un Vimes que parece inagotable. En fin: tras treinta libros, no querrá usted que todo le produzca el mismo impacto… Mi resumen: queremos más Patricio.

    Ya empiezas a tratar a la gente de usted, por cierto.😉

  3. multimaniaco dijo:

    la que no encuentra su sitio: por lo pronto, aquí tienes la lista de los libros que tengo a medio leer😉

    Aparte de eso, me estoy leyendo la decimotercera novela de las aventuras de Harry Flashman, “Flashman a la conquista de Abisinia”, que comentaré en breve. No tiene desperdicio.

    Maiko: Pues a mi Harry en las últimas novelas me pareció un adolescente perfectamente creíble, con un pavo descomunal eso sí😛 Y *nunca* se tiene suficiente Patricio… afortunadamente creo que tendremos nuestras dosis en las aventuras protagonizadas por Moist von Lipwig reformando el sistema financiero de Ankh-Morpork.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s