Acallando esa voz

Tardé una temporada en leer What Matters Now, el ebook que comentaba y recomendaba ayer. La cosa me ha llevado su tiempo porque lo he hecho en ratos muertos, que escasean últimamente, y porque mi capacidad de atención es cada vez más… ohhh shiny, correo nuevo [transcurre media hora], lo que da como resultado una velocidad de lectura global digna de un proceso geológico. Nada nuevo para la generación multitarea.

El caso es que mientras lo leía fui tuiteando frases que me llamaban la atención del texto. Anoche, mientras me apalizaban como de costumbre en una clase de Kung Fu Shaolin, no pude evitar recordar de nuevo una que sale en la página 81, en la anotación “Gumption” (Coraje) que cierra el documento.

Hush the inner voice that insists you’re over the hill, past your prime, unworthy of attaining those dreams. -J.C.Hutchins

(Acalla esa voz interior que insiste en que ya has rebasado la colina, que tu mejor momento ha pasado, que ya no eres digno de alcanzar esos sueños.)

Tener 35 años y estar en una clase de artes marciales con gente a la que en general doblas la edad hace que esa voz suene muy alto. Pero no hace falta irse a un gimnasio para oírla. Nos habla en nuestros trabajos, en nuestras vidas, en nuestras relaciones. Y no hay que hacerle caso, porque miente. Los cambios cuestan esfuerzo, conllevan dolor, llevan tiempo, pero son necesarios para estar más cerca de nuestras metas. No se mejora permaneciendo donde estás. Mejorar supone hacer cambios, uno tras otro, y a veces equivocarte en el proceso, reconocerlo, y seguir cambiando.

Ciertamente, no tengo 25 años y no volveré a tenerlos. Pero sé más kung fu que hace 6 meses y estoy más en forma. Y ahora corro sin parar dos kilómetros y medio cuando en mi vida había logrado correr esa distancia sin boquear como un pez. Quizá no llegue a donde hubiera llegado si hubiera empezado con 25 años. Si no hago que esa voz se calle, y no me pongo a correr, a pelear, a sacar fotos o a preparar cócteles, no sabré hasta dónde puedo llegar. Y el resultado probablemente me sorprenda.

Nadie puede decirme que es demasiado tarde para luchar por alcanzar mis sueños.

Acerca de multimaniaco

Part-time business and scientific hero with villainous plans to rule the world and make it a better place.
Esta entrada fue publicada en Cambio, Motivación, Personal. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Acallando esa voz

  1. mosca cojonera dijo:

    En 2003 empecé a correr. Ahora me puedo hacer 16 km bien.
    En 2003 empecé a bucear, y hace 2 me bajé a 60 metros.
    En España creo yo es de locos que tienes carnet joven y becas hasta los 35 y prejubilan a gente con 45.

    Yo me quedo con la cita que dices o la idea de los americanos: el second act, la posibilidad de reinventarte o relanzarte a los 40 para tener exito.
    O reinventarse continuamente🙂
    Solo pido 50 años más en la colina.

  2. nurnoteson dijo:

    yo estoy contigo. nunca es tarde para empezar en nada, nunca es mal momento para ponerte a aprender. Y la vida te da mucha perspectiva sobre esto. En el curso de joyería (que hoy me estoy saltando vilmente) hay gente de 16 a 93 años. Va completamente en serio. Y los esfuerzos que le echas para aprender, aunque sea por la vía del ensayo y error, tienen todo su sentido. Es lo que tienes aun cuando no tengas a mano nada más.
    Y aplaudo entusiasta tu iniciativa de los cocteles. Peazo melopea, oiga.

  3. Dario dijo:

    Hola a todos. Me llamo Dario y confieso que yo también tengo 35 años.
    Lo primero: Eres un campeón, César.
    Lo segundo: a mis 35 años decidí empezar a hacer meditación y a aprender y practicar todo lo que de práctico tiene el budismo, siempre dentro del agnoticismo religioso. En los últimos 6 meses mis valores vitales han cambiado por completo. Y si aún oía esa voz alguna vez, ahora calla siempre.
    El tiempo nos va a cambiar de todas formas, así que mejor ser nosotros mismos quienes decidamos conscientemente la dirección de ese cambio.
    Vamos, digo yo…

  4. Imperator dijo:

    Es que hay tantos ejemplos de que a cualquier edad se puede hacer cualquier cosa que no me voy ni a molestar en buscarlos. Pero sí: no tenemos excusas. Así de claro. No hay excusas.

  5. multimaniaco dijo:

    Imperator sintetiza perfectamente lo que Mosca, Nur y Darío ilustran perfectamente con sus ejemplos: no hay excusas. Evidentemente hay que aprender a fijarse metas realistas, pero nunca es demasiado tarde para tratar de llegar hasta el límite de tu capacidad en algo.

    Fanshawe: Gracias😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s