Alardes de ignorancia

El jueves pasado, algo después de las 8 de la tarde, yo volvía a casa escuchando la radio, concretamente Interpop, la emisora musical del grupo Intereconomía. Desde que Rock & Gol me dejó huérfano al no renovar su contrato de alquiler de emisoras con Grupo Zeta, la radio de mi fabuloso Retrocar se refugia en el ochenterismo desatado de esa emisora.

La selección musical dentro de lo que manejan (éxitos anglosajones de los 80, con algo de los 70 y primeros 90) es sorprendentemente buena, y no se limita como las Kisses y M80s a llenar minutos con los mismas 3 canciones trilladísimas de artistas muy conocidos, sino que de vez en cuando se descuelgan con grupos muy poco conocidos y canciones que de pronto despiertan esa sensación de “anda, coño” cuando reconoces una melodía que escuchabas con frecuencia hace 15 años pero que no habías vuelto a oír desde entonces.

Sin embargo tiene un terrible defecto: los locutores. Yo soy poco amigo de tener fulanos llenando minutos con naderías y clichés, para eso prefiero una lista de canciones asépticamente presentadas con canción, artista, disco y año. O un locutor me aporta valor añadido (como el magistral Vicente Ahumada de Club Elvis, que te cuenta todas las circunstancias de grabación de cada canción de su programa de una forma increíblemente detallada) o no existe.

Pero en este caso no sólo no aportan valor añadido, es que no tienen ni idea y además están orgullosos de ello. Las meteduras de pata son cosa habitual en la emisora; hace unos días oí definir a “Good Vibrations” como un “One Hit Wonder” de los Beach Boys. Aparte del pequeño detalle de que esa expresión aplica al artista y no a la canción, hablar de “One Hit Wonder” con el grupo que más hits ha colocado en el top 40 de las listas USA de la historia (36, ni más ni menos) es como para sacar la goma del butano y no parar hasta sacarle brillo.

Al final casi todo se reduce a un problema tristemente habitual en este país: no hablan inglés. Ni medianamente. De cada 5 palabras que pronuncian, 6 están mal. Y el jueves la gota colmó el vaso: el locutor hablaba cachazudamente de la canción “Maneater” de Hall & Oates (no voy a tratar de reproducir como pronunció el nombre del grupo, me rompería la mandíbula), y suelta la siguiente perla: “Lo que es no saber inglés como para entender la letra… siempre he dudado si Maneater es devorador de hombres o devoradora de hombre. Personalmente me quedo con la segunda opción.” Todo esto esto mientras de fondo sonaba claramente “She is a maneater…”

Pero no se detuvo ahí. Presentó una de las siguientes canciones diciendo “The Bangles (“Las Bengalas”) fue uno de los primeros grupos formados exclusivamente por mujeres con una alineación funcional (no grupo vocal), a principios de los años ochenta.” Yo me quedo ojoplático. ¿Las Bengalas? ¡Bangle es un brazalete! Me sonó tan raro que en casa hice una búsqueda en Google para ver si en algún momento se habían presentado en España bajo ese nombre (cosas más raras se han visto) y sorpresa, esto es lo que encuentro en el primer resultado, la anotación sobre The Bangles de Wikipedia en español:

The Bangles (“Las Bengalas”) fue uno de los primeros grupos formados exclusivamente por mujeres con una alineación funcional (no grupo vocal), a principio de los años ochenta.”

O sea, que en un puesto de trabajo con tres requisitos claros (capacidad y conocimientos de comunicación, cultura musical y un inglés decente), tenemos una persona que en el mejor de los casos cumple uno. ¿No hay gente en España que cumpla esos tres? Se lo digo yo: a patadas. Probablemente currando de becarios en el mejor de los casos. Parece mentira que se exija toda clase de titulaciones e idiomas para cualquier puesto, por irrelevante que sea la habilidad para el trabajo realmente desempeñado, y que en cambio haya gente que tan flagrantemente carece de las cualificaciones para su puesto. Y que encima, alardee de ello.

Acerca de multimaniaco

Part-time business and scientific hero with villainous plans to rule the world and make it a better place.
Esta entrada fue publicada en Economía, Empresas. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Alardes de ignorancia

  1. Miguel dijo:

    Pero a ver… ¿tú has oído esa emisora a otras horas? La extrema derecha más derecha,…y no, ese tipo de gente no se suele caracterizar por usar muchas neuronas a la vez, o por informarse en dos o tres fuentes diferentes,…

    Además tengo otra sospecha, y es que funciona lo ¿español? de que entra antes uno sin puta idea, pero conocido mío que alguien preparado a quien no conozco…

  2. polkillas dijo:

    Rock&Gol, al menos en Madrid, está ahora en el 101.6 y 101.8, por si se echa de menos. Me ha costado meses descubrirlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s